Estos días estoy nadando entre dos aguas o como dice la canción de Héroes del Silencio: Entre dos tierras.

Hija de emigrantes: padre de Extremadura, madre de Valladolid.

Nacida en Barcelona, en Cataluña.

Visto así de llano no debiera ser un problema, pero en éstos momentos lo está siendo.

Los Uniformes Grises

Veo video, noticias, hablas con la gente, vuelves a mirar esas escalofriantes imágenes de cuerpos de seguridad del estado pegando con dureza a los manifestantes y por un momento nos acordamos, de los antiguos uniformes grises, los cuales, por si alguien no se acuerda o si la memoria histórica falla, hace 40 años que existieron, junto con la dictadura franquista y “desapareció” con la muerte de Franco.

Los grises

Un dictador (os coloco una URL de Wikipedia, por si alguien se le escapa en que consiste, porqué para algunos, lo recuerdan como un “reformista”).

Las comillas pretenden ser irónicas: la materia no se destruye, sino que coge otra forma.

Una forma extraña.

Entiendo a la Policía Nacional, a la Guardia Civil y pese a la nueva imagen que les hemos dado, en los medios a los Mossos d’Esquadra (no hemos de olvidar que en el 15-M ellos también hicieron uso de éste tipo de actuaciones y se llevaron otro ojo de trofeo).

Hacen su trabajo se dice.

Se nos olvida que son personas y que no puedes enviar a personas armadas a contener a otras personas, para que el resultado de la lucha, sea pacífico. Éstos cuerpos de seguridad, al igual que en la sociedad hay de todo: el profesional, el sádico, el humanitario, el escéptico, etc… No podemos obviar que cuando se está en una escalada continua de tira y afloja, nos mermamos (manifestantes y seguridad) en un baile cansino, que aflora lo peor de cada uno.

No podemos esperar que nos insulten y nos increpen desde ambos bandos, manteniendo la compostura.

manifestación Barcelona 1-O

 

“La política”, Aristóteles ha muerto ¡viva Soraya y Mariano!

Han hecho una “actuación proporcionada”, dicen algunos bufones en la corte.

Nos han obligado a encontrarnos en un ambiente viciado por una élite perversa y engañosa. Una élite que sólo piensa en perpetuar sus privilegios.

Pero para variar luchamos entre nosotros, entre la gente” de bien”: la gente que tenemos que pagar hipotecas (sean del cuerpo de seguridad o el panadero de la esquina), la gente que solo quiere vivir el día a día de una manera digna, la gente que no quiere estar batallando por derechos que deberían de ser obvios.

Batallar por un respeto que se debería dar por sentado.

Al vivir en Catalunya, me siento catalana pero mi familia es de España y también la siento como parte de mi cultura y de mi persona: ambas me han hecho lo que soy.

Estoy orgullosa de ambas.

No nos llamemos fachas, nazis, perro-flautas, catalanes de mierda o españolito, estas palabras corresponden a una época pasada y al hacerlo de manera reiterativa, estamos volviendo a los usos y gustos por el pasado más oscuro y terrible que tuvimos que pasar y que llevó a toda la Península (así no os enfadaréis) a un retraso tecnológico, moral y político del que aún parece, que no nos hemos recuperado.

Tenemos que ir a por ellos.

No podemos ir entre nosotros.

Tenemos que ir a por los que nos manipulan, los que nos engañan, los que nos tienen esclavizados y ciegos para que ellos continúen bailando una danza de corrupción mezquina.

Sabemos que somos mejores que ellos.

ama a tu vecino

La lucha no es contra la Policía y mucho menos contra los manifestantes; tampoco lo es, contra el resto del pueblo español: son ésos insidiosos eunucos que han hecho de la política, una profesión altamente rentable para ellos y nefasta para el pueblo.

Esos hombres y mujeres que permanecen impasibles mientras sueltan una mentira tras otra, mientras hunden a la sociedad en la más abyecta inopia, crearles un shock y saquear el país para sus propios fines.

Si la escoria estuviera fuera de la política, no tendríamos que discutir de que país somos, pues perteneceríamos al mundo por completo y este nos pertenecería. Pero como las alimañas, solo nos dejan una porción muy escasa del pastel, nos peleamos por retener la miga y hacerla nuestra.

Dos perros peleándose por un hueso.

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies